La Nueva Venezuela

La Nueva Venezuela

Venezuela vive momentos de frustración, de incertidumbre, de oscuridad. Por un lado, nos enfrentamos a un sistema político que pretende imponer su modelo desde su cada vez más debilitado y escuálido apoyo electoral, utilizando el poder del Estado para intimidar e inmovilizar, y por el otro, nos encontramos frente a la presencia de figuras políticas que no aceptan que ha llegado la hora de que una nueva generación de liderazgos emergentes, de todas las edades y sectores, puedan ocupar los espacios de lucha y dirección, mostrando la que debe ser una nueva etapa de renovación que permita dar pasos hacia un definitivo proceso de transformación.

El país se encuentra entrampado entre dos discursos que no terminan de dar respuestas a una sociedad que reclama un nuevo rumbo, una nueva dirección. Los venezolanos queremos gente dispuesta a desafiar lo que está mal para comenzar a hacerlo bien, los venezolanos queremos algo que evidentemente sea distinto y superior al discurso del chavismo por un lado, pero que trascienda al ya también agotado discurso del antichavismo por el otro.

El punto de quiebre de este sistema ya ocurrió. Fue el 6-D del año 2015, precisamente la fecha que nos demostró que en Venezuela están soplando vientos huracanados de cambio. Sin embargo, y a pesar de estar cada vez más próximos al fin de esta pesadilla, existe una indiscutible y cada vez más marcada desconexión de parte de quienes representan el pasado en esta lucha, y sobre esto todos tenemos algún grado de responsabilidad. Unos por exceso de ganas, tantas que pretenden eternizarse en el poder imponiéndose ellos e imponiéndonos a su entorno, lo que los lleva a ser capaces de negociar y colaborar en función de lograr prevalece, subestimando a todo un país que exige verdadero cambio, y otros que por falta de intenciones, esquivan el compromiso más importante que tenemos como ciudadanos y que no es más que entregar lo mejor de nosotros para poder dar un golpe de timón en la conducción política, económica y social de nuestro país.

La nueva Venezuela llegará de la mano de una nueva forma de hacer política, que vaya más allá del discurso y que sea capaz de mostrar el camino hacia ese futuro de progreso, desarrollo y bienestar. El futuro es nuestro, es tuyo, es mío, es de cada venezolano. Nuestro deber es dar pasos al frente y retar el status quo hasta forjar esa nueva Venezuela, moderna y próspera que les vamos a heredar a nuestros hijos y nietos. La Venezuela decente que ya viene no la podrán detener!

Fuente: https://goo.gl/9KUosd

 

1Comment
  • Ana YNES Ferrer Oquendo
    Posted at 22:35h, 14 Diciembre Responder

    Bravo así es! Los Apoyo.

Post A Comment